martes, 12 de agosto de 2014

No se odia a quien se gobierna

No se puede odiar a quien se gobierna.
El Principito, al llegar a primero de los asteroides que visitó conoció a un rey absoluto que le dijo "Solo hay que pedir a cada uno, lo que cada uno puede dar. La autoridad se apoya antes que nada en la razón...." " Yo tengo derecho a exigir obediencia porque mis ordenes son razonables"
Muchas veces, algunos políticos se encierran en un mundo que no es el de sus gobernados. Los ven de lejos, desde su pedestal. Incluso llegan a tenerles, si no odio, si ese desprecio del que se cree estar por encima, ser más.
Dan entonces ordenes absurdas, sin razón.
Valga de ejemplo algunas de las decisiones que el ayuntamiento está tomando.
Aprobamos una moción en defensa del pequeño comercio andaluz al tiempo que se empeña en cargarse el pequeño comercio local.
Un pueblo azotado por la crisis, sobreviviendo con lo poco que da la agricultura, con lo poquísimo que da la construcción y con un sector de servicios capeando el temporal como puede.
Empresas que se asoman al abismo de la desaparición y que se mantienen haciendo equilibrios...Y por encima de todos, un ayuntamiento sordo y ciego que gobierna desde lo alto de su pedestal.
Un gobierno que entiende el ayuntamiento de puertas de adentro.
Ayudas que desaparecen, promociones que se pierden, trato a empresarias que deja mucho que de desear, control a las empresas locales que no se hace con las grandes de fuera y por último, para rematar la faena, la decisión que se ha tomado con la caseta municipal este año.
¿Toman café por la mañana en los bares del pueblo?¿O cerveza al medio día?¿han visto las barras con los cuatro parroquianos que todavía quedan? ¿Se acuerdan de aquellos días donde había que hacer cola para que te sirvieran el café?
¿Saben que ya hay algunos bares que van a cerrar? Y a pesar de todo, exigencias como si no pasara nada.
¿No han sabido escuchar el grito de sus vecinos? ¡¡¡NO PODEMOS!!!
No. No lo han oído. O lo que es peor, les ha dado igual.
¿No han pensado que eso afectará a las carnicerías, a los camareros, a los repartidores de bebidas, a los panaderos....DEL PUEBLO.?
¿Los problemas del pueblo son los problemas del ayuntamiento?
No se puede gobernar solo con el corazón. No se puede gobernar solo con la cabeza. El buen gobierno será con la dosis adecuada de cabeza y corazón. Pero nunca, nunca se debe gobernar con las tripas.
¿Les merece la pena los 1000 €? En mi próxima entrada les diré de donde se pueden sacar.





Trece rosas

Hace ya casi ochenta años que la carta de una niña, a punto de ser fusilada, dejo una frase que la historia no ha olvidado, " Que mi ...