viernes, 6 de abril de 2012

Gordillo, mozo de espadas

Queda claro que el señor Gordillo queda para mozo de espadas, pero ¿se atreverá Valderas a saltar al ruedo?
En los toros hay una figura, el mozo de espadas, que permanece durante toda la corrida detrás de la barrera. Supongo que tendrá funciones específicas, que yo desconozco, que lo hacen necesario en la plaza durante la corrida, pero no entra entre ellas la de saltar al ruedo a lidiar con el toro.
Estoy seguro de que la afición por los toros de todos los mozos de espada es mucha, pero alguna causa le impide entrar con el maestro al ruedo. Tal vez alguno no lo haga por falta de valor, lo cual no crítico porque yo no lo tengo, para enfrentarse a un morlaco de cuatrocientos kilos pero le guste probar suerte con vaquillas en alguna tienta.
Cuando un partido político se presenta ante el pueblo con un programa asume ante él el compromiso de gobernar si recibe su mandato. Y gobernar no es hacer siempre lo que se quiere sino que, en la mayoría de las veces, lo que se puede.
Esa el la dureza del gobierno. Eso es lo que quema del gobierno.
Al final, gobernar es lidiar con un morlaco de más de cuatrocientos kilos. Dar capotazos con arte y esperar al juicio del público deseando que aparezcan pañuelos pero asumiendo que también puedes acabar la faena entre pitos.
Entre tanto al maestro se le pide compostura.
¿Saltará IU al ruedo en Andalucía o hará como el mozo de espadas, ver los toros desde la barrera?
Se presentaron ante el pueblo andaluz como un partido que quería gobernar, con un programa que prometieron cumplir si llegaban a gobernar.
Sus votantes, los de siempre más los que se le sumaron, votantes de izquierda todos les dieron su apoyo para evitar el avance de la derecha.
Ahora tienen la oportunidad de poner en marcha algunas de las políticas que pregonan pero, ¿se atreverá IU a saltar a torear en una plaza de primera?
Esta claro que a Gordillo le da miedo salir de su tentadero de Marinaleda. Ya me gustaría verlo de consejero de empleo cumpliendo su exigencia de darle cuatro meses de empleo a todos los parados andaluces. O de consejero de economía interviniendo bancos. Pero claro, una cosa es predicar y otra dar trigo.
Pero, ¿y Valderas? ¿Pondrá cordura es todo esto y, manteniendo la compostura del maestro, se arriesgará a salir a hombros por la puerta grande o a pitos? El tiempo nos lo dirá.



Trece rosas

Hace ya casi ochenta años que la carta de una niña, a punto de ser fusilada, dejo una frase que la historia no ha olvidado, " Que mi ...