sábado, 28 de mayo de 2011

Don Quijote y Sancho




Quiero reproducir dos fragmentos del Quijote que me han animado mucho y espero que les sirva a mis amigos para animarse y superarse.
Sansón Carrasco, con la intención de que Don Quijote volviese a su casa y dejara la locura de la caballería andante, se enfrentó a él y ganó, obligándolo a volver a su casa y permanecer inactivo durante un año. Aquí transcribo dos pasajes.
Decía Don Quijote "¿No soy yo el vencido? ¿No soy yo el derribado?...¿Pues que prometo?
Déjese de eso, señor - dijo Sancho- viva la gallina aunque sea con su pepita; que hoy por ti y mañana por mi; y en estas cosas de encuentros y porrazos no hay que tomarles tiento alguno, pues el que hoy cae puede levantarse mañana si no es que se quiera estar en la cama; quiero decir que se deja desmayar...

Al salir de Barcelona, volvió Don Quijote a mirar el sitio donde había caído, y dijo:
¡Aquí mi Troya!¡Aquí mi desdicha, y no mi cobardía se llevó mis alcanzadas glorias; aquí usó la fortuna conmigo sus vueltas y revueltas; aquí se oscurecieron mis hazañas;aquí, finalmente, cayó mi ventura para jamás levantarse¡
Oyendo lo cual Sancho, dijo:
Tan de valientes corazones es, señor mio, tener sufrimiento en las desgracias como alegría en las prosperidades; y esto lo juzgo por mí mismo, que, si cuando era gobernador estaba alegre, ahora que soy escudero de a pie, no estoy triste;

Ánimo. A levantarse y a no estar triste.

Trece rosas

Hace ya casi ochenta años que la carta de una niña, a punto de ser fusilada, dejo una frase que la historia no ha olvidado, " Que mi ...