miércoles, 9 de mayo de 2012

El cuento de la lechera


Con lo feliz que venía yo hoy de Córdoba.
Ya había decidido no poner en la radio mas que emisoras de música, ver algún que otro programa de humor en televisión y poco más.
Empezaba a estar cansado de tantos días escuchando malas noticias.
Tengo un hijo que puede perder la beca para continuar estudiando, me han congelado el sueldo, me han subido los impuestos, la gasolina está por las nubes, mi hijo, y no se si también mi mujer, perderá la seguridad social y tendré que pagársela, tiene muy difícil encontrar trabajo.
Me indignaba por tanto viernes de dolores, en minúsculas, con noticias de insolidaridad. Harto de tanto tertuliano, bien pagado, boceando, porque tienen que defender sus argumentos a voces por falta de argumentos inteligentes, las bondades de los recortes de la semana. Harto de insultos hacia la clase trabajadora. Harto de escuchar, haciendome pasar por tonto, que esta destrucción del estado de bienestar es para mantener el estado de bienestar.
¿Como podía yo entender todo esto?, pero hoy vi la luz, todo estaba más claro y mi indignación era por mi falta de conocimientos. Ya dijo nuestro presidente que haría las cosas como dios manda, y es que tuvimos que entender, y no lo hicimos, que él tiene línea directa con el altísimo.
Hoy por fin se había hecho la luz. Hoy ya creía. Todos estos recortes eran para poder comprarnos un banco, con sus cajas fuertes, sus acciones y sus casas, algunas quitadas a esos que han querido vivir por encima de sus posibilidades y a los que han echado para que ahora, nosotros, tengamos un banco con muchas casas.
Nuestro presidente nos comprará ese banco, y con los beneficios que el banco dé, las ventas a personas más sensatas y que puedan pagarlas, de las casas, la subida de las acciones y el reparto de los beneficios que nos tocarán, compraremos más bancos que nos darán más dinero. Luego hará un banco con las casas de todos los bancos y también nos las comprará nuestro presidente, y las venderemos, y ganaremos más dineros para comprar más bancos, y así juntaremos dinero para poder empezar a pagar a más médicos y maestros. Nuestro pasionistas no tendrán que pagar las medicinas. Se darán más becas. A los que se queden sin casas les darán otra para que no tengan que dormir en la calle. Bajarán los impuestos para que baje la gasolina. Darán dinero a los emprendedores y a las empresas para que creen trabajo.
Vi la luz y me sentí feliz.
Y ahora llegan estos http://www.mercacredito.com/tag/rescate-a-bankia/ y me rompen el cántaro.

Trece rosas

Hace ya casi ochenta años que la carta de una niña, a punto de ser fusilada, dejo una frase que la historia no ha olvidado, " Que mi ...