jueves, 4 de junio de 2015

Lineas rojas

Alemania comenzó la primera guerra mundial planteando una estrategia de guerra relámpago.
Con dos frentes abiertos, el oriental y el occidental, fracasó estrepitosamente teniendo que adoptar una postura defensiva.
Crearon una línea de trincheras que abarcó desde el mar del norte hasta Suiza, en la que se parapetaron con la idea de acabar primero con los rusos en el frente oriental, y después, dedicarse de pleno a vencer a los franceses e ingleses del frente occidental.
Se inicio una guerra de desgaste que solo produjo cientos de miles de muertos, gases químico para matar a distancia y sin piedad, y ni un solo avance en las líneas de ambos bandos.
Los franceses, terminada la primera guerra mundial destinaron 5.000 millones de francos en construir una línea de trincheras fortificadas en su frontera alemana e italiana, "La línea Maginot". Un gasto y una estrategia inutil que tardó en caer un mes en la Segunda Guerra mundial.
Me da la impresión de que en estos días de pactos, hay quienes están copiando las estrategias alemana y francesa de la primera y segunda guerra mundial.
Es lamentable oír a unos y otros hablar de "líneas rojas".Trincheras separadas por alambre de espino que deja en medio la tierra de nadie. La zona donde reside el entendimiento.
Sesudos analistas interpretan, según su mejor entender, lo que el pueblo ha dicho en las urnas. Sin embargo no he visto a nadie realizando cálculos antes de decidir que papeleta coger. 
Es más simple, votamos para que gobierne el partido al que hemos votado y, por añadidura, para que no continúe gobernando el que lo esté haciendo.
Todo lo demás son atribuir al colectivo decisiones que son del ámbito personal.
En andalucía votamos PSOE para que gobernara PSOE. Los demás votaron PP, Podemos, Ciudadanos e IU para que gobernara cada uno de forma individual y, por añadidura, que no gobernara el PSOE.
En España votaremos para que no gobierne el PP y gobierne el nuestro.
En mi pueblo hemos votado para que no gobierne IU.
Con tantos frentes abiertos no han dejado de aparecer "las líneas rojas", trincheras, de las que nadie se ha movido, permaneciendo a la defensiva, a la espera de los resultados de los otros frentes.
Miles de votos muertos inútilmente y que no hacen avanzar las líneas en ningún sentido. Políticos incapaces de cumplir la primera de sus obligaciones, investir.
Porque lo que realmente le hemos pedido los ciudadanos es muy sencillo, gobierna si puedes, sino, aliate  para gobernar, o deja gobernar.
No sea que, al igual que les pasó a los franceses con la línea Maginot, en la siguiente ocasión las líneas defensivas no sirvan para nada.
 



Trece rosas

Hace ya casi ochenta años que la carta de una niña, a punto de ser fusilada, dejo una frase que la historia no ha olvidado, " Que mi ...