miércoles, 15 de junio de 2011

Pactos contranatura

Llevamos unos días en el que la frase "pactos contra natura" aparece en todos los medios de comunicación, y generalmente de boca de mis compañeros de partido.
No hace mucho, a las relaciones entre personas del mismo sexo también se las llamaba contra natura. Se tenía asumido que el sexo solo tiene la función reproductora, y por lo tanto una relación en la que  primara el amor, el entendimiento e incluso la búsqueda de placer- todos ellos sentimientos y deseos naturales- sin el objetivo de la reproducción, era una relación contra natura.
Pero, ¿son los pactos del PP e IU pactos antinaturales?. Yo creo que no.
En la naturaleza, las relaciones entre dos especies distintas no son raras. Se les llama parasitismo. Positivo cuando las dos especies se benefician, y negativo cuando una de las especies es la beneficiada a costa de la otra. En este caso, queda claro que la relación PP-IU es una relación parasitaria positiva en la que ambos salen beneficiados.
Cuando dos especies, dentro de un territorio se alimentan de lo mismo, se vuelven enemigas y se disputan el territorio. Una relación de cooperación entre las dos especies es contranatural. El PSOE e IU se alimentan de los mismos votantes, por lo que una relación de cooperación es poco imaginable.
Siguiendo con los símiles de la naturaleza, es posible que dos especies se unan cuando se trata de defenderse de un enemigo común. En estas condiciones, si se da la alianza.
Cualquiera de estas tres situaciones se corresponden con los más elementales principios de la supervivencia entendida, claro está, desde el componente animal y despojada de cualquier otro componente que la humanice (sentimientos, creencias, cultura...).
Por lo tanto, y desde esta óptica, el comportamiento de IU ha sido de lo más natural, optando por el parasitismo con el PP para conseguir cuotas de poder, uniéndose al PP para defenderse de un enemigo común, el PSOE, que capta sus votos en el mismo territorio que ellos.
Creo que queda claro que son los pactos más naturales.
Desde la óptica animal, todo esto es asumible. Pero somos humanos, y junto a nuestra componente natural hay otro cultural que nos diferencia del resto.
Hemos creado una sociedad compleja, en que nos hemos agrupado formando familias, pueblos, naciones.
Nos hemos dado una forma de convivir en paz, respetando a los demás y ha sido la democracia la forma menos mala de hacerlo. Nos hemos dado reglas, leyes, para preservar el sistema de convivencia, y no debe haber sido muy malo ya que nuestra sociedad ha pervivido a lo largo de los siglos.
Entendemos la sociedad de dos formas, mucho estado y poca iniciativa privada, típico de partidos de izquierdas, o nada de estado y mucha iniciativa privada, típica de partidos de derechas.
El votante, cuando deposita su voto dice cual de los dos modelos, o sus variantes, es más de su agrado. El votante de IU y el del PP apoyan modelos diametralmente opuestos. Si el dirigente de IU escucha a su votante, no tiene NINGÚN argumento para aliarse con el PP. Si el dirigente de IU escucha su instinto animal, tendrá todos los argumentos para aliarse con el PP.
En todo esto, pierde el votante de IU, su voto ha sido desperdiciado, y gana el PP, que como en algunas especies de grandes peces, deja al pez pequeño que se alimente de el mientras lo desparasita.
Para acabar quiero aclarar que, como siempre, hay personas, y tengo amigos entre ellos, que entiende que el enemigo común es el que es y que sus votantes están por encima de todo.

Trece rosas

Hace ya casi ochenta años que la carta de una niña, a punto de ser fusilada, dejo una frase que la historia no ha olvidado, " Que mi ...